TITLE

DESCRIPTION

12 consejos para que sus hijos aprendan a hacer la tarea y estudiar por sí mismos

Ayudar a los hijos y lograr que estos aprendan a cumplir los deberes escolares por su cuenta puede ser un camino lleno de gritos, reclamos y llanto. Pero es posible que este proceso de transición en el que los niños logren hacer la tarea de la escuela por su cuenta esté lleno de amor, respeto y muchos aprendizajes positivos, tanto para padres como hijos.

 

Por Emanuel García*

 

Conforme avanza el año escolar, es común ver en algunos hogares como unos padres pierden la motivación y se vuelven indiferentes con el desarrollo académico de sus hijos ayudándoles cada vez menos. Otros van perdiendo la paciencia de a poco y los gritos y llanto pasan a formar parte de la tarea y estudio de cada día. Otros, para evitar el estrés, optan por hacer gran parte de la tarea que les toca a sus hijos, privando a estos de la oportunidad de aprender por su cuenta.

 

El Dr. Mariano Rosabal, Psicólogo especializado en desarrollo humano y educación, nos cuenta cómo desde su experiencia ha conocido casos en los que el momento de hacer la tarea o estudiar para exámenes se vuelve un verdadero martirio para niños y padres. “En muchos hogares los llantos y los gritos son la forma de comunicación y resolución de problemas de estudio. Padres y niños experimenten estrés, frustración, enojo… y los niños particularmente problemas de concentración, escasa motivación para aprender y baja autoestima. Esto produce malos resultados académicos; lo que lleva a más enojo y frustración. Es un círculo vicioso”, comentó.

 

Para el Dr. Mariano la mayoría de las razones detrás de esta problemática es la falta de estrategias y comunicación asertiva de parte de los padres, lo cual desencadena en el desarrollo de nulas o pobres estrategias de estudio y aprendizaje en los niños. “En algunos casos son padres muy ocupados debido sus trabajos y/o atención de otros hijos y situaciones familiares, en otros casos son padres sin el conocimiento de estrategias asertivas e indicadas para enseñar a sus hijos a estudiar y hacer tareas, y en otros casos es una mezcla de los dos factores: padres ocupados sin conocimientos sobre cómo enseñar a un niño a estudiar y hacer tareas”.

 

El panorama anterior es el resultado de que las personas adultas aprendieron estilos de crianza violentos, basados en los gritos y los golpes y son los únicos que conocen. No obstante, el Dr. Mariano dice que el panorama no es tan negro como parece y si se toman medidas a tiempo los padres pueden aprender tanto como lo están haciendo los niños. “Los estilos de crianza sin duda que vienen influenciados de cómo nos criaron a los padres, pero no están escritos en piedra, estos pueden modificarse”, manifestó el Dr. Mariano .

 

Con la ayuda del Dr. Mariano elaboramos 12 consejos para que la etapa preescolar y escolar no se vuelva un martirio para usted y tus hijos; todo lo contrario, queremos que sea una etapa llena de aprendizajes y satisfacciones para ambos. Para hacerlo más práctico, acomodamos los consejos en tres tipos: a. generales para la comunicación y resolución de conflictos, b. qué hacer al ayudar a sus hijos a hacer tareas y estudiar, y c. consejos para que sus hijos hagan sus deberes escolares por sí mismos:

 

Consejos generales para la comunicación y resolución de conflictos

 

1. Comuníquese con respeto, afecto y claridad:

Que los gritos y la hostilidad queden en el pasado. No olvide que usted es el adulto que debe siempre comprender, respetar y manejar sus emociones, su hija o hijo están en formación y aún no manejan bien las emociones, es por ello que se producen los famosos berrinches.  Si usted maneja sus emociones, les estará dando el ejemplo y ellos podrían, de manera paulatina, tener el mismo control. En el momento que se presente alguna dificultad o problema, hable con sus hijos de manera serena, respetuosa y directa; deles también el espacio para que ellos se comuniquen y expresen sus emociones. Este tipo de comunicación y resolución de conflictos, además de traer la paz a su hogar, contribuirá a que sus hijos crezcan como personas que dialogan, se expresan y saben controlar sus emociones.

 

Ejemplo: su hijo/a trae una mala calificación. Lo ideal es preguntarle qué pasó y porqué él o ella piensa que tuvo la mala calificación. Este tipo de preguntas posibilitan el diálogo, al contrario de algún reproche, grito o regaño.

 

2. Establezca normas y sea coherente:

Si bien es cierto que el respeto y el amor deben regular la relación con sus hijos, no debe olvidar que usted una función de una figura de autoridad, es transmitir seguridad y  dar acompañamiento ya que los niños están aprendiendo a desenvolverse y ser parte de éste mundo. Por lo que es bueno que establezca normas directas, manténgalas y especifique cuáles son las consecuencias de infringirlas. Si establece una norma, por nada, nada, nada del mundo debe levantarla por cansancio o insistencia pues su hijo aprenderá que tarde o temprano usted termina cediendo.  Por ello, usted debe ser el primer convencido de que la regla tenga sentido y sobretodo, funcione.

 

Ejemplo: establezca horarios para estudiar y hacer tareas y otros para el ocio. Sea constante en el cumplimiento de estos horarios. Pero que sean realistas.

 

3. Estimule, motive y reconozca los logros:

Parte de establecer las expectativas es dejar en claro que usted espera lo mejor de sus hijos a nivel académico; pero hágalo de una manera en la que les motive a ser mejores y a aprender. También reconozca los logros de sus hijos, esto lleva a que lleguen a ser adultos seguros de sí mismos, con alta autoestima y dispuestos a afrontar retos.

 

Ejemplo: Si su hijo o hija obtiene más de 90 en todos los exámenes parciales o a final de curso, además de felicitarle, puede hacer algo que él o ella le haga sentir su respeto y reconocimiento. Valore actividades, gestos, espacios juntos, interacción por sobre bienes materiales.  Los primeros quedan grabados en la mente y el corazón, los segundos no son perecederos.

Consejos para ayudar a sus hijos a hacer tareas y estudiar

 

4. Involúcrese en el proceso de su hijo:

Si no lo ha hecho aún, conozca más de la institución educativa donde está su hijo, cuáles son los métodos de enseñanza y evaluación; no todos los centros educativos son iguales. Esté al día con las asignaturas que lleva su hijo, así como con los temarios. Asista a todas las reuniones de padres y conozca a las personas que están a cargo de la enseñanza de sus hijos; de esta manera será mucho más fácil comunicarse con ellos en el momento que surja alguna dificultad.  También procure entender cómo estudia su hijo, cada niño tiene formas particulares de aprender.

 

5. Cree un horario, rutinas y descansos de estudio realistas:

Intente establecer un momento del día fijo para estudiar y hacer tareas con sus hijos, esto ayudará a que en verdad se cumplan. No deje los momentos para estudiar sólo para la noche o antes de acostarse, usted y sus hijos estarán cansados y con poca motivación. Tampoco haga sesiones muy largas, trate de distribuirlas de manera que la atención y motivación no se pierdan; cuando eso pase, es señal de hacer una pausa. Las pausas son necesarias para retomar energías. Todo debe ser de forma que funcione y no genere tensión en ninguna de las partes.

 

6. Cuide el espacio de estudio:

Lo ideal es hacerlo en un escritorio limpio y con bastante iluminación. Puede crear un espacio de estudio en algún lugar de su casa o en la habitación de sus hijos. No es mala idea que esté lejos de distracciones como la televisión o los juguetes. Este espacio debe motivar al niño a concentrarse en el estudio.

 

7. Enséñeles a planificar:

A medida que aumente la carga académica se hace necesario hacer un plan que permita cumplir todos los deberes a tiempo y que no sea agotador. Puede recurrir a recursos en papel o hasta digitales para planificar; elija el método en el que tanto usted como su hijo participen activamente en esa planificación. Puede iniciar con los intereses más inmediatos, aún así estos no sean escolares, luego será más fácil que los aplique en la escuela y los estudios.

 

8. Tenga un rol de supervisión y acompañamiento, NO les haga las tareas:

Usted debe supervisar que se cumplan los horarios y las metas del planeamiento, además de acompañarle en el momento que surja alguna dificultad, pero es el niño el que debe encontrar la solución. Si usted le hace las tareas, usted estaría interrumpiendo el proceso de aprendizaje de su hijo, complicándole a su hijo aprender a hacer los deberes escolares por su cuenta.

Consejos para que sus hijos hagan sus deberes escolares por sí mismos

 

9. Deles libertad de planificar y hacerlo por su cuenta:

Es momento de darles cierta libertad a sus hijos. Ellos deben identificar cuando se sienten más concentrados y motivados para hacer deberes escolares y cuáles métodos les gustan más para planificar. Puede facilitarles materiales como post-it, agendas, libretas o inclusive los dispositivos móviles tienen muchas herramientas para planificar.

 

10. Supervise y motívelos a mejorar:

Que su hijo o hija logren planificar y hacer deberes escolares por su cuenta no significa que usted puede desentenderse al 100%. Siga estando inmerso en el proceso de aprendizaje desde un rol de supervisión y motivación.

 

11. No satanice el uso del teléfono celular u otros dispositivos:

Este es un tema controversial y a veces se pierde un punto importante: el problema no es la presencia del móvil, el problema es el uso que se le dé a este durante el proceso de aprendizaje. Si su hijo tiene el teléfono celular o tablet durante el tiempo de estudio y tareas y lo usa para jugar, es un problema. Por el contrario, si usa aplicaciones móviles para estudiar y resolver problemas e inclusive está más motivado, no es un problema. Usted como padre debe supervisar y establecer reglas sobre el uso de este tipo de dispositivos en el tiempo de aprendizaje.

 

12. De el ejemplo en casa:

Los niños siempre imitan lo que hacen los adultos, sobre todo lo que hacen sus padres. Intente demostrarles que usted se empeña en cumplir sus deberes con responsabilidad y planificación; también intente cultivar el hábito de la lectura.
El Dr. Mariano enfatiza que si hay dificultades que persisten en casa o en el hogar en el momento de aprendizaje de su hijo o hija, es necesario consultar con los maestros en el centro educativo y/o con profesionales en psicoeducación para atender las dificultades de manera oportuna y correcta.

 

*El autor es Periodista y Relacionista Público graduado de la Universidad de Costa Rica, además de contar con estudios en Psicología, Publicidad y Francés en la misma universidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Síguenos